Hoy en día, la erosión del suelo es un problema que va en aumento, ya que las condiciones climáticas cambiantes provocan la pérdida y el agotamiento del suelo a un ritmo alarmante. La capa superior del suelo es vital para mantener el crecimiento de las plantas de todo tipo (naturales y cultivadas) y generalmente se pierde por medio de dos fenómenos: la erosión del viento y la escorrentía debido a las precipitaciones o al exceso de riego. Sigue las siguientes pautas para proteger el suelo que rodea tu casa y jardín y asegurarte de que continúe albergando vida vegetal.

 

Restaurar el suelo afectado por la erosión

  1. Contáctate con un experto en suelos. En muchos casos, los jardineros profesionales y ciertos grupos sin fines de lucro interesados en reparar los efectos de la erosión del suelo pueden visitarte y evaluar la gravedad del daño en el suelo de tu propiedad. Dichos expertos realizarán un examen detallado de tu terreno y te brindarán soluciones para devolverle al suelo su salud natural. Verifica si alguna de las empresas de jardinería ornamental de tu zona ofrecen servicios de restauración del suelo o si existen otros grupos relacionados con el medio ambiente en tu zona que podrían trabajar contigo para rescatar el suelo muy erosionado alrededor de tu casa.

    • Los grupos de restauración ecológica a veces operan en granjas y universidades y muchos te ayudarán a reparar el daño a causa de la erosión, ya sea de manera voluntaria o a bajo costo.
    • Aún si el suelo está saludable, debes consultar con un jardinero profesional una vez al año para inspeccionar tu propiedad en búsqueda de problemas potenciales y discutir sobre soluciones preventivas.
    • Introduce lombrices en el suelo dañado. Además de introducir en el suelo los nutrientes tan necesarios, el movimiento subterráneo de las lombrices también actúa como un tipo de proceso de aireación que aumenta la mezcla de nutrientes, la retención de la humedad y el espacio para un nuevo crecimiento de raíces en la capa superior del suelo.
    • Puedes comprar lombrices para este propósito en la mayoría de las tiendas de suministros de jardinería o en los grupos locales de conservación.
      Compra lombrices vivas y agrégalas a las zonas donde el suelo está compactado, seco o árido. Las lombrices son algunos de los mayores descomponedores biológicos del mundo que se alimentan de materia orgánica en descomposición y devuelven los nutrientes vitales al suelo por medio de la excreción. La actividad de las lombrices es una de las mejores formas de reciclar y reintroducir naturalmente los nutrientes orgánicos en el suelo.
  2. Considera el mejoramiento del suelo. Este mejoramiento es un proceso que consiste en agregar directamente los nutrientes que necesita el suelo erosionado para restaurar el adecuado equilibrio químico. Puedes usar muchos tipos distintos de mejoramiento; los más comunes en jardinería son el compost, los fertilizantes orgánicos, la sal y la turba. Puedes aplicar el mejoramiento del suelo en combinación con la aireación, la introducción de lombrices y el riego meticuloso para devolver al suelo a su estado saludable.
    • Para elegir el mejoramiento adecuado para tu suelo, primero es necesario identificar de qué propiedades carece tu suelo. Podrías usar los síntomas de la erosión para diagnosticar diversas deficiencias, pero tal vez sea más sensato trabajar junto con un jardinero profesional u otro experto en suelos para descubrir lo que le falta a tu suelo y tomar las medidas adecuadas.

 

Consejos

  • Mide el nivel de pH del suelo de tu patio o jardín un par de veces al año para asegurarte de que el suelo contenga la cantidad adecuada de ácidos y nutrientes naturales y que las condiciones de crecimiento sean óptimas.
  • Si vas a irrigar usando un canal o drenaje francés, desvía la escorrentía a cualquier lugar donde no produzca la acumulación de agua estancada y sature en exceso el suelo.
  • Esparce heno para crear capas adicionales en un jardín sin cavar. Dado que la humedad descompone el heno, este se convertirá en compost natural para contribuir al crecimiento de la vegetación.
  • Si vives en un lugar con escasa lluvia, un barril de lluvia, un sumidero u otro sistema de recolección de agua proporcionará un medio fácil y eficaz para almacenar y reutilizar el agua que es indispensable para la supervivencia de tus plantas.

Advertencias

  • Asimismo, el exceso de riego es una forma segura de matar la mayoría de las plantas. Si tu zona recibe muchas precipitaciones o si has construido una terraza para cultivar, asegúrate de implementar un sistema de drenaje o de lo contrario, podrías terminar con parcelas empapadas e incapaces de mantener un crecimiento continuo.
  • Aplicar mucho mantillo con mucha frecuencia puede provocar la muerte de algunos tipos de plantas, puesto que el mantillo cambia los niveles de pH del suelo y puede impedir que el sistema radicular de las plantas absorba suficiente oxígeno, lo que termina ahogándolas por completo.